la leyenda de la xtabay mapa mental

2 diciembre, 2020

Ya esta preparado el filtro vengador. En la cultura maya, se alienta a las mujeres a ser modestas y abstenerse de tener relaciones sexuales hasta el matrimonio. Ella estará viva, pero será aire, será amada, pero jamás sentirá el calor del amor, porque será viento. En la ciudad de Tunkas, Yucatán, donde la leyenda tiene más vigencia, se dice que en general aparece en las cuevas y pasea por el parque cerca de dicha cueva. Su néctar embriaga dulcemente, como debió ser el embriagador amor de Xtabay. Cogidos de las manos salieron de la población protegidos por las sombras de la noche que caía sobre el Mayab y se perdieron en el boscaje lleno de misterios. KHALIFE, Valentina (27 de septiembre de 2007). Cuenta una antigua leyenda maya que en un pequeño pueblo vivían dos bellas mujeres hermanas de sangre, una era conocida como la Xkebán que se traducía en mujer pecadora pues se entregaba constantemente a los placeres de la carne, de modo que la gente honrada del lugar sentía repugnancia hacia ella. Higonnet, Margaret (1985). Cuando murió Utz-Colel, todo el pueblo acudió a su entierro. Según la narrativa de las leyendas mayas, la Xtabay surge en la antigua ciudad maya de Zací, donde un brujo se enamoró de una sacerdotisa virgen destinada al cuidado y alimentación del fuego sagrado de los templos mayas de la ciudad santa de Zayil. [4]​ Se le relacionaba con la vida futura en el paraíso y los suicidas por ahorcamiento recibían su protección. Por su parte, Utz-Colel se convirtió después de muerta en la flor de Tzacam, que es un cactus erizado de espinas del que brota una flor, hermosa pero sin perfume alguno: huele desagradable y, al tocarla, es fácil pincharse. [8]​ Igualmente, se cree también que el mito de la Xtabay está asociado con la cultura cristiana de Europa y que pudo haberse originado en la colonia. Cuenta la leyenda que la mujer Xtabay es una mujer muy bella que suele encantar a los hombres que por las noches se aventuran en los caminos. La Xtabay es conocida por su largo cabello negro que cae sobre sus hombros. [15]​ Xkeban tenía un corazón amable y cálido y Utz-colel tenía un corazón frío. La flor que nació de la tumba de Xtabay se llamó Xtabentún, una humilde y bella flor silvestre que crece en cercas y caminos. La leyenda de la Xtabay la establece como una mujer que embruja a los hombres para perderlos o matarlos. "Suicidio: representaciones de lo femenino en el siglo XIX". www.en-yucatan.com.mx fue fundado en Abril de 2004 por Obed Aquileo & Jéssica Dominguez en un proyecto por compatir los atractivos de la peninsula de Yucatán. A este papel se le llama psicopompo o guía de almas. Y ya cuando iba a morir el día salió de esta para dar su paseo acostumbrado, mas al pasar junto al yaaxché, al encontrarse al joven guerrero que la envolvía en el fuego de sus miradas, olvidando todo miramiento a su nombre y a su casta, se acercó a él, le tomó la cabeza con las manos calenturientas, se irguió sobre sus diminutos pies, y antes de juntar sus húmedos labios, con los del guerrero exclama: “Aquí estoy; recíbeme entre tus brazos; es para ti mi corazón, es para ti la dulzura de mi cuerpo para siempre…. Al descubrir la traición el marido se fue por meses, pero retornó con sus ídolos de barro en la mano y sahumándolos con copal, realizando rezos y cánticos, sometiendo a los amantes con una fuerza extraña y misteriosa, dictando una cruel sentencia. La pecadora murió…. En la leyenda, la Xtabay se peina el pelo largo con las espinas del cactus tzacam. Con paso resuelto llega hasta la morada de la encantadora criatura que encendía los celos de la hechicera; aquella estaba dedicada a torcer Kuch (hilo de algodón) y al ver a la desconocida visitante salió a su encuentro y le preguntó: ¿Qué quieres linda mujer?, a lo que esta respondió: vine a poner a tus pies el atole de los primeros elotes que brotaron de mi milpa. un amor prohibido los hacía que representaba castigo y muerte si les llegaban a descubrir. Esto último la asimila con la leyenda de Las Lamias de la mitología grecolatina, que, según el folclore grecolatino, fueron espíritus buenos que ayudaban a los hombres y que, sin embargo, con la llegada del cristianismo a Europa, se volvieron espíritus malignos que mataban a estos (aunque esto último es, realmente, el rasgo que se le añadió a la Xtabay). Xtab es el nombre maya de una mujer mitológica, según constata el Códice de Dresde.[3]​. La versión más popular cuenta, como producto del imaginario popular, que en un pueblo de la península de Yucatán vivían dos mujeres. Elabora un mapa mental de la comprensión de la elaboración del proceso de empezar con recursos propios un proyecto de emprendimiento Reto 2: Elabora un mapa conceptual de estrategias para empezar con recursos propios tu proyecto de emprendimiento Ayúdenme pliss. Xtab, "la de la cuerda", es la diosa del suicidio y esposa del dios de la muerte, Chamer o Ah Puch, en la mitología maya. Ellos, si pueden, tendrán que huir de ella cuando sientan que al acariciarla tocan el viento helado con la figura de mujer y patas de ave. Ella quedó condenada a quedar convertida en una gran ceiba, misma que será la morada eterna de ese nuevo ser, que será mala, engañosa en el arte y sortilegio de ese amor prohibido, al nacer bajo los signos de las malas artes. Ella, a corta distancia, se ocultaba entre los bejucos del Meex-nuxib (barbas de viejo) que a la sazón estaba cubierto de flores y semejaba una sábana blanca; y desde allí observa, observa, y descubre el paso de su rival que es envuelta en las amorosas miradas del guerrero hasta que se pierde en un recodo de la población la mujer de la larga cabellera bruna. Aquellos seres habían sido poseídos por algún ente diabólico o algún hechizo, rescataron a un náufrago que dijo ser de la isla de Cuzamil (ahora Cozumel), quien solo les trajo desgracias. [12]​, Los Ah tabai son, de acuerdo a la leyenda, espíritus malignos que habitan en las ceibas, árbol sagrado de la región maya, y son considerados la contraparte masculina de la Xtabay. Y desde allí la veía pasar arrogante, envuelta en negra cabellera, desafiando a la luz, con la luz de sus morenos ojos y endulzando la brisa con las mieles de su sonrisa inigualada. Para asombro del pueblo, su tumba no exhalaba un fino perfume, sino que aún cubierta de tierra despedía un hedor intolerable. En un pequeño homá (cajete, plato hondo de barro) la X-pul-yaah coloca agua cogida en un cenote oculto en el bosque a donde no llegan los hombres y por tanto no está manchada; después va echando diversas hierbas de propiedades milagrosas; y luego coloca el envase sobre unas ramas en llamas para que el calor se forme un filtro, que será su arma vengativa. [13]​, El tema de la muerte es continuo con todas las diferentes versiones del mito de Xtabay. El guerrero sólo vivía pensando en la de la larga cabellera, en la de los ojos inmensos y soñadores, en la de la dulce sonrisa arrobadora; y por eso todas las tardes se le veía parado, cual estatua viviente junto al tronco del Yaax-ché (ceiba) que con sus grandes y verdes ramas extendidas parecía proteger la plaza en cuyo centro se erguía desafiador; y allí contaba los instantes antes de que apareciera la esbelta figura de la dueña de sus pensamientos y de sus amores. A esta aparición en las tierras del Mayab se le ha dado el nombre de X-tabay; no poco de sus habitantes aún creen en su existencia; y muchos de los que en ella nacemos y desde niños conocemos esta leyenda, sentimos cierto temor cuando de mocosos pasamos junto a un Yaax-ché, cuando todo es luz al encenderse el fanal de la luna en la comba del firmamento. En las ramas del yaax-ché, la X-t’oka-xnuk (búho pequeño) se puso a avisar la partida de la muchacha que durante los atardeceres luciera su abundante cabellera, cual un manto negro que llegaba hasta los morenos, tiernos y tibios tobillos; y en el pueblo todos escucharon el canto de mal augurio: t’o. Con toda paciencia, durante siete días con sus siete noches consecutivas, la X-pulyaah no descansa de mover y revolver el menjurje, al mismo tiempo que invoca a los espíritus malignos que son sus aliados. Su papel como divinidad era el de proteger a los suicidas, acompañándolos y guiándolos a un paraíso especial. LA XTABAY Vivían en un pueblo dos mujeres; a una la apodaban los vecinos la Xkeban, que es como decir la pecadora, y a la otra la llamaban Utz-Colel, que es como decir mujer buena.

Panda Letra Remix, Annie Brosterhous Léa Wenger, Cuales Son Los Vinos Veganos, Equipo Hi-fi Yamaha Sistema 202d R150 Bluetooth, Slogan De Radio, ¿qué Tipo De Pintura Es La Noche Estrellada?, Con Sabor Cordobés Los Patricios, Dinastía Serie Temporada 3, Samsung Note 20 Ultra Precio Telcel, Propiedades De La Carambola Pdf, Menú Vista De Word,

Entradas Relacionadas

No Results Found

The page you requested could not be found. Try refining your search, or use the navigation above to locate the post.